sueños

 

Si quieres emprender con tu propio negocio, debes decirle adiós al miedo y dejar atrás la mentalidad de empleado.

Quien tiene la mentalidad de empleado, se queda buscando beneficios a cambio de poco, no tienen iniciativa y realizan tan solo aquellas actividades que les han sido indicadas, sin ir nunca más allá ni aportar un valor adicional.

¿Qué se puede hacer para abandonar esos pensamientos y comportamientos?

Aprende todo lo que puedas. Todas las ocasiones son oportunidades para aprender y usar este conocimiento en el momento de abrir tu propio negocio. La experiencia y el conocimiento previo te darán la oportunidad de crear nuevas estrategias y obtener mejores resultados en el futuro.

No te conformes, busca un poco más y sé creativo. Da rienda suelta a tu creatividad y decide resaltar más allá de tus tareas básicas. Aprovecha las oportunidades y presenta más de lo que te han pedido inicialmente, demostrando tus habilidades y tu nivel de compromiso.

Trabaja con metas.  Si tú no te propones metas, nadie más lo hará por ti. Toma la decisión de superarte e ir más allá, pon todo tu esfuerzo para generar trabajos que representen tu verdadera capacidad.

Crea una red de contactos. Las personas que conoces pueden convertirse en valiosos contactos en el ámbito laboral.

Aguantar en un trabajo solo por el sueldo. Si estás en un trabajo que te hace infeliz solamente para mantener “seguro” tu futuro, entonces tu mentalidad de empleado te está impidiendo de ver más allá. No busques solo beneficios monetarios, sino también la satisfacción personal.

No tengas miedo. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? Una persona con mentalidad de empleado ve los momentos de crisis como aquellos que sirven para agachar la cabeza y esperar a que todo se calme, generalmente por miedo a lo desconocido. Crea una nueva mentalidad donde la aventura y arriesgarse sean el inicio de un proyecto profesional con grandes beneficios.

Vota este artículo