Jack Canfield, autor de Los principios del éxito cuenta como la primera vez que fue a ver su mentor, el conocido empresario William Clement Stone, la primera pregunta que le hizo nada más recibirle fue la siguiente:
¿Cuántas horas ves televisión al día?
Jack Canfield le contestó:
2 horas.
Y W. Clement Stone le dijo:
Redúcela a 1 hora y dedícala a leer.
¿Qué significa esto? Analicemos los datos:
1 hora al día x 365 días = 365 horas de lectura.
– Teniendo en cuenta que 1 semana laboral normal son 40 horas, esto es, 8 horas x 5 días.
– Si dividimos 365 horas / año entre 40 horas / semana, son 9 semanas de lectura.
– Si 1 mes son 4 semanas, son algo más de 2 meses acumulados.
¿Qué conclusión podemos obtener?
Es cómo si estuviésemos 2 meses consecutivos yendo a trabajar sólo para leer, lo que vendrían a ser un mínimo de 1-2 libros a la semana, con lo que hacen un total de entre 9 y 18 libros al año. Eso marca una gran diferencia. Muchos mensajes se irán filtrando poco a poco a tu inconsciente y formando parte de ti, ayudándote cuando llegue la hora.
El jardín de la mente hay que regarlo todos los días. Leer es una necesidad si quieres conseguir grandes logros. Si quieres mejorar, crecer, evolucionar, destacar… Además, es una forma de acortar los periodos de aprendizaje. Otros muchos ya se han enfrentado a las mismas contradicciones, contratiempos, dudas e inconvenientes a los que tú te estás enfrentando y han tenido la generosidad de dejar sus enseñanzas por escrito.
No desaproveches ese conocimiento y experiencia. Explota todo lo que tienes a tu alcance. Es cierto que nadie puede vivir la vida por nosotros, pero hay principios que se repiten sistemáticamente con independencia de las coordenadas de espacio y tiempo.
Robin Sharma decía: “Una dieta de un libro a la semana y cosas buenas ocurrirán en tu vida”. También  Jim Rohn, afirmaba: “Los hombres de éxito tienen grandes bibliotecas; el resto, grandes televisores”.
Tú decides. La vida no es algo que sucede, sino el resultado de la suma de todas las decisiones (y no decisiones) que hemos ido tomando.
Una hora al día puede parecer poco, pel éxito no es más que la aplicación diaria de la disciplina. No se trata de leer un día una hora; sino un día, más otro día, más otro día, más otro día… Poco + Poco = Mucho.
¿A qué esperas para empezar a formarte y obtener la riqueza que tanto deseas?
Lee y prepárate para la riqueza
5 (100%) 1 vote