Derrick Coleman se ha convertido por méritos propios en uno de los nombres propios de la Super Bowl. 
Este jugador de 23 años de los Seahawks trae consigo una gran historia de superación personal. Cuando era un niño le fue diagnosticado una discapacidad auditiva genética. El problema, incurable, según los doctores que le trataron, no le ha impedido hacerse con un sitio de honor en el deporte de élite.
Coleman se especializó en la lectura de labios para entender los mensajes de sus entrenadores y compañeros y, con la ayuda de un audífono, comenzó a labrarse un hueco en el mundillo del fútbol americano de categorías inferiores de California, su ciudad natal. 
Tras su paso por el equipo universitario, recaló en el equipo de reservas de los Vikings de Minnesota. Desde ahí logró su primer contrato como profesional en el 2012 con los Seahawks, a finales del 2012
Coleman afirmaba recientemente “Espero inspirar a la gente, sobre todo a los niños, para que confíen en el poder que tienen y logren sus sueños, nunca utilizo mi sordera como una excusa”.
Y tú, ¿qué excusa tienes para triunfar? 
Sea cual sea, olvídala y ¡logra tus sueños!
Emocionante historia de superación: un sordo en la Super Bowl
Vota este artículo