Doctor-House-

En cada capítulo, a House se le acusa de ser egoísta, insensible y una larga lista de críticas por su comportamiento ante a sus compañeros. Sin embargo, al final todos admiten que ese mal trago les ha convertido en mejores médicos y mejores personas, creando un ambiente ideal para el aprendizaje y para fomentar la creatividad y el crecimiento personal.

Estos son algunos aspectos que podemos aprender del Doctor House:

-Un genio es 10% inspiración y 90% transpiración.

El éxito de esta serie se basa en cómo afronta los fracasos.  House tiene que sacar la peor cara de sus alumnos para hacerlos mejores médicos, sin duda trabajando arduamente.

-Lo desconocido.

No todo siempre debe ser predecible. Los alumnos de House buscan resultados preestablecidos en sus diagnósticos. Pero el médico siempre trabaja en una especie de equilibrio basado en lo imprevisible.

-Aspira a ser el mejor. 

House es muy exigente y es esta quizás su cara más arisca. Pero es precisamente por esto que consigue que sus alumnos sean los mejores. Pedirles tanto es una forma de preocuparse al máximo por sus resultados.

-La persona es el profesional.

La mayoría de nosotros intentamos separar nuestra vida personal de la profesional, pero para House son lo mismo. Por ello enseña a sus estudiantes a gestionar esto, para que la inevitable implicación de conflictos personales en el trabajo no sea un problema.

-Conoce la mente.

Otra de sus características radica en cómo descubre las motivaciones ocultas de la gente, porque es un gran observador de los que le rodean. Así se mantiene dos pasos por delante de sus alumnos y consigue ponerse en la mente de sus estudiantes y sobretodo de sus pacientes.

-El aprendiz tiene que saber pensar por sí mismo.

En el caso de House, su intento de clonar su magnífico ojo clínico, se traduce en atraer y repeler por partes iguales. Mantiene a sus alumnos en constante tensión, cada vez que se apoyan en él, les quita el bastón. Esto les mantiene atentos durante todo el aprendizaje.

El Dr. House y el liderazgo
Vota este artículo