ideas millonarias

Estos son unos principios, compartidos por los empresarios más importantes del mundo, que nos permitirán crear nuestras mejores ideas de negocios.

Mantente siempre atento y alerta. El fracaso de una idea trae consigo algo más que el fracaso mismo, con mucha probabilidad, te abrirá la puerta a nuevos diseños e ideas.

Infórmate. Lee libros, visita blogs de negocios, etc. aprende y envuélvete de posibilidades de encontrar ideas que están sin duda esperando alguien que las encuentre.

Resuelve problemas. Este mundo está lleno de problemas, y aquellos que los han resuelto se han hecho millonarios ¿Cómo mejorar la lectura de un niño? ¿Cómo hacer de un viaje monótono algo entretenido?  Y así puedes hacer una lista interminable de necesidades que puedes solucionar.

Dá un nuevo toque a ideas antiguas. Facebook no fue la primera red social, pero sus creadores tomaron ideas que ya contaban, las complementaron y a algunas les dieron un vuelco total. Piensa en aquellas simples ideas que te rodean ¿podrías a través de tu creatividad darle un “toque” y lograr que salgan de lo común que ya existe y genere dinero?

Saca provecho  a tus aptitudes. Muchas personas se auto limitan diciendo “Es que no tengo tal y tal cosa para iniciar un negocio…” Usa lo que tienes hoy a tu alcance y obliga a tu cerebro a generar ideas creativas con esos recursos. Stevie Wonder no tenía visión, no obstante desarrollo gracias a su pasión, el sentido del oído en la música.

Hazlo todo con entusiasmo. Las grandes ideas saldrán a flote cuando estés apasionado y entusiasmado en lo que estés haciendo hoy. Encontrar ideas millonarias o soluciones a grandes problemas en medio de un contexto que no te agrada será imposible. Alimenta tu mente con la curiosidad y el interés, y no tardará en llegar aquella luz que esperas para desarrollar tu negocio. ¿Eres entusiasta?

Rodéate de las personas adecuadas. Tu eres también el resultado de las influencias de la gente que te rodea. Reúnete con personas que te aporten creatividad y pensamiento positivo, de lo contrario estarás absorbiendo malas influencias que de nada aprovechará tu proceso de creación de negocios.

Haz algo con tus ideas. Acción! Una idea no es más que una idea. Ahora viene el ponerlo a operar en este mundo real. La idea de Google sobre el papel  fue “crear un potente motor de búsqueda” y la de Facebook “crear una web donde los amigos se conectan entre sí” ¿Sencillo, no? Si se hubiesen quedado sólo en papel no se hubieran hecho millonarios sus fundadores. Con la acción puedes transformar una simple idea en un negocio de éxito. No es la idea en sí misma la que determina sino lo que haces con ella.

Vota este artículo