id

 

Independientemente de si estás empezando un negocio como si ya llevas en uno, es muy importante identificar las nuevas oportunidades que el mercado puede ofrecernos para agregar valor a nuestra marca.

Hay que saber cuándo, dónde, cómo y de qué forma podemos aprovechar una determina circunstancia o situación.

En numerosas ocasiones, las oportunidades de negocio pasan delante de nosotros y no las vemos.

Por eso hoy damos unas pautas que pueden ayudarnos a aguzar el sentido de la oportunidad.

-Observa otros mercados. La mejor manera de hacerlo es viajando. La mente se abre a nuevas posibilidades. La idea es adaptar lo aprendido al contexto propio.

-Atento a nuevos públicos. Como consecuencia de los cambios que se producen dentro de una sociedad, aparecen nuevos consumidores. Lo ideal es saber todo sobre ellos: edad, perfil, características, necesidades, hábitos de consumo, capacidad adquisitiva, etc.

-Detecta clientes insatisfechos. En todo mercado existen clientes que no están a gusto con los productos o servicios que consumen. Un buen emprendedor debe saber detectarlos para conocer en dónde se originan las causas de su insatisfacción. Hay que diseñar estrategias que puedan cubrir ese grado de insatisfacción.

-Busca fallos. El emprendedor debe explorar el mercado a fondo para tratar de detectar dichos fallos y, a su vez, tratar de corregirlos. Si lo hace bien, puede llegar a ser un elemento distintivo de su marca.

-No olvides a tus clientes. El emprendedor nunca debe dejar de preocuparse por los consumidores habituales. Un trato directo y constante con ellos permite identificar su grado de satisfacción con el producto y nuevas necesidades que surjan.  La idea es reforzar ese vínculo a través de la confianza.

Vota este artículo