1- Establece objetivos

Deberías establecer dos tipos de objetivos:

  • Un objetivo principal. Es tu sueño, tu meta. Crear tu negocio, cambiar de trabajo, etc.
  • Los escalones que te permitirán llegar hasta allí. Son objetivos intermedios. Son muchos y cuanto más pequeños, más fácil será tu subida. Tómate las cosas paso apaso. No te quemes queriendo subir las escaleras del éxito corriendo. 

 

2- Dálo todo

La prudencia a menudo es necesaria, pero no confundas los términos. Para conseguir tus objetivos tendrás que salir de tu zona de confort y darlo todo. Tendrás que tomar riesgos (calculados). Al mismo tiempo, cuando te esfuerzas, lo notas y repercute en una mayor motivación.




3- Rodéate de personas positivas

Por mucha autoconfianza que tengamos, las opiniones de terceros pueden influir sobre nuestra motivación. Si nos rodeamos todos los días de personas que no creen que lo podemos lograr y nos lo dicen, es posible que nos lo acabemos creyendo. Por eso es importante rodearse de personas positivas, y en la medida de lo posible, que compartan ciertos objetivos nuestros.


 
4- Prémiate

Esforzarse todo el rato no es bueno para tus objetivos a largo plazo. De vez en cuando, párate y regálate algo. A algunas personas este premio significará comprarse algo, para otros será viajar y desconectar…
 
 
Vota este artículo