1. Pasa más tiempo con personas positivas. Con quien pasas tu tiempo tiene un gran impacto en la persona en quien te conviertes. Si estás rodeado de personas negativas todo el tiempo, te vuelves negativo. ¿El quién eres y quién quieres ser se refleja en la compañía con la que te quedas? Empieza a pasar tiempo con personas  que sean inteligentes, motivadoras y con intereses comunes. Rodéate de personas que reflejen la persona que quieres ser. 
 
2. Sé el positivismo que quieres ver en el mundo. Predica con el ejemplo. Habla de acontecimientos positivos diarios, hobbies, noticias felices. Mantén las conversaciones enfocadas en áreas optimistas.
 
3. Cambia tu forma de pensar. Lo único que nadie te puede quitar, es la forma en la que eliges responder a lo que los demás dicen y hacen. El problema no es que los acontecimientos sean negativos. El problema es la forma en que reaccionas ante ellos. Quejarte, culpar y criticar no cambiarán la situación. No siempre es fácil encontrar la felicidad en nosotros mismos, pero siempre es imposible encontrarlo en otro lado. Independientemente de la situación que enfrentes, tu actitud es tu elección. Cuando la negatividad controla tus pensamientos limita tus oportunidades. 
 
4. No tomes la negatividad de otras personas como algo personal. La mayoría de las personas negativas no se comportan negativamente sólo contigo, sino con todos con los que interactúan. Lo que dicen y hacen es una proyección de su propia realidad y actitud.
 
5. La vida es una serie de altibajos. Reconoce la negatividad, acéptala, y deja que pase, para que así te enseñe una lección, pero no arruine tu día. Tenemos que aprender de las cosas negativas. Este ciclo forma parte de la experiencia humana. Relájate, déjate ir un poco y disfruta de la vida. 
 
6. Presta apoyo cuando tenga sentido. Algunas personas se quejan de forma sistemática. Puede que no sean conscientes de ello, pero es así. . Muestra algo de preocupación. Un simple “¿Estás bien?” o “¿Te puedo ayudar en algo?” puede hacer maravillas. Resiste la tentación de juzgar o asumir. Hazles saber que no están solos. Las personas superan las fuerzas de las emociones negativas, como la ira y el odio, cuando las fuerzas contrarias de amor y apoyo son superiores.
 
7. Ama todo lo que pueda ser amado a tu alrededor. Practica actos de bondad. Es mucho más difícil ser negativo cuando estás en presencia del amor y la bondad. Sé esa presencia siempre que puedas. Habla con alguien que no conozcas directamente de corazón. Elógialos. Sólo sé tú de esa hermosa manera que sólo tú sabes, y dales la oportunidad de sonreír y conectarse contigo. A veces, una palabra amable y un poco de atención de un amigo, es todo lo que se necesita para transformar una actitud negativa, en positiva.
 
8. Enfócate en las soluciones. Muchas veces, la gente usa la negatividad como barrera para protegerse del mundo, lo que a su vez los bloquea de soluciones que podrían mejorar sus vidas. En vez de eso, identifica soluciones. No insistas en lo que salió mal. En lugar de eso, enfócate en el próximo paso positivo. Gasta tu energía en avanzar hacia una resolución positiva. Recuerda, cuando te enfocas en las soluciones, pensando y actuando de manera positiva, la vida se convierte en una celebración
 
9. Deja ir y sigue adelante cuando debas hacerlo. Si todo falla, aléjate de las situaciones y relaciones equivocadas. Algunas personas son como las nubes oscuras, cuando desaparecen, el día es más brillante. Tienes que saber cuándo dejarlas ir. Dejar ir a la gente negativa no significa que los odies, sólo significa que te preocupas por tu propio bienestar. Cada vez que sacas cosas negativas de tu vida, haces espacio para más cosas positivas.
 
10. Concéntrate en hoy. Muy a menudo, llevamos cosas de nuestro pasado que nos dañan. No dejes que estos puntos negativos del pasado te roben la felicidad presente. Debes vivir a pesar de estas cosas del pasado, porque aunque sea lamentable, no se pueden cambiar. Déjalas ir, sigue adelante y sé feliz.
 
 
Vota este artículo