Success and career of a businessman

 

Convertirse en emprendedor no es un camino nada fácil, pero si tienes las ideas claras y los objetivos que quieres conseguir, te resultará menos costoso.

Hoy os dejamos consejos para tener en cuenta si os habéis decidido a emprender.

1. Busca oportunidades. Mantén tus ojos abiertos en busca de oportunidades: ¿qué preocupa a la gente?, ¿qué problemas pueden resolverse?, ¿qué podrías hacer para que la vida de las personas sea mejor?

2. Empieza con algo pequeño. Empieza por lo más pequeño posible, mostrando un producto mínimo viable a unos amigos, y deja que lo prueben. Después, a unas cuantas personas más.

Si tratas de abarcar mucho, tardarás muchísimo en empezar y al final terminarás fracasando, ya que estás construyendo algo masivo sin ninguna idea de si funciona o si le va a gustar a la gente.

3. Empieza. Es mejor empezar y fracasar, que no haber empezado nunca.

4. Crea un blog. La mejor forma de promocionar un negocio es regalando información gratuita. Demuestra que es valiosa, que ayuda a la gente de forma gratuita. Después querrán más de ti.

5. Aporta valor. Construir algo grande y el boca a boca es todo el marketing que necesitas (incluyendo a las personas que vistan tus mejores publicaciones en el blog). Tus clientes te querrán y no tendrás que hacer técnicas de SEO.

6. La publicidad es un modelo de negocio malo. Cuando haces dinero con la publicidad, ¿qué estás vendiendo? La atención de tu audiencia. Tus visitas y clientes no te lo agradecerán. En su lugar, dales un valor increíble y pagarán encantados.

7. Olvídate de los números. Preocúpate en cómo estás ayudando a tus clientes. ¿Cuánto valor les estás dando?  Trata de poner algunos números en estas cosas.

8. No te obsesiones con la perfección. No intentes  hacer un producto, una web, un blog, un lanzamiento perfecto, etc. Nunca será perfecto. En cambio, haciendo lo que se puede, conseguirás un éxito que te sorprenderá.

9. Empieza desde casa. No necesitas tener una oficina como la mayoría de los negocios. Deja que tus primeros clientes sean tus amigos. Después ya correrá la voz.

10. Céntrate en las cosas importantes. Preocúpate de lo más importante: la producción de algo que aporte valor a tus clientes.

 

 

Vota este artículo